Lienzo vivo

enero2008.jpg

 

Por: Fernando Torres

Giovanni Ortiz abandonó las Fuerzas Militares para agarrar un pincel y convertirse en el primer bodypainter de Colombia.

Después de tres meses de salidas a cine, granizados en cafés de la ciudad, los besos y lo natural en un noviazgo, ella aceptó desnudarse para ser vestida con pintura. Era el primer trabajo de un ex teniente de las Fuerzas Armadas que hoy recuerda su tiempo en la milicia como una época monocromática, muy distinta al colorido de su ocupación actual, el body painting.

En Chile se los llama “pintacuerpos”, y aquí hasta hace poco tiempo se los asociaba con el maquillaje de fantasía, cuya búsqueda es más comercial que artística. Un poco cerrando los ojos, moviendo las manos como si tuviera un pincel imaginario, Giovanni Ortiz se autodenomina el iniciador del body painting como expresión que va más allá de la pincelada acostumbrada del desfile de modas o la publicidad. De hecho, reconoce que el acto de pintarse el cuerpo con un significado específico es tan viejo como la leyenda del Dorado, “Ésos eran bodypainters”.

Se acomoda en la silla y continúa, pasando de los indígenas bañados en oro a los británicos, sin duda los pioneros en la modalidad de “pintura por zonas”, es decir, en trabajar el rostro, el torso, el trasero y las piernas por separado.

La otra categoría es en la que se siente con más destreza, el vestuario. Su búsqueda erótica del cuerpo vestido de pintura lo ha llevado a probar trajes de torero –que afirma no haber logrado todavía, a pesar de que lo ha intentado tres veces con modelos distintas –, de policía y marinero para dos meseros de un bar gay, guerreras medievales, chicas bondage y lo que más le gusta, personajes de cómics.

Ortiz explica que puede diseñar un cuerpo entero en cuatro horas, aunque su récord para una campaña publicitaria fue de seis maquillajes en seis horas. Por el trabajo que ha recibido mayor remuneración económica ha sido una pintura de un solo tono para Coca-cola y asegura no haberse consagrado como artista. Separa los encargos publicitarios con su exploración conceptual y ha rechazado ofertas que para él desprestigiarían el arte, como la de un atleta que quería pintarse el miembro como la trompa de un elefante. Se ríe por la anécdota y decide trazar la línea entre la pornografía y el erotismo con una frase sencilla: “Si el morboso no encuentra el pezón, estoy satisfecho con lo que hago”.

 

5.jpg


En Colombia sólo existe un proveedor de pinturas que no perjudican la piel, y sólo cuenta con los cinco colores básicos, a diferencia del Reino Unido o Estados Unidos, en donde se pueden encontrar más de cinco mil variaciones. La compañía se llama Caretas y fue fundada en 1990, se especializa en fotografía, cine y televisión, y en satisfacer la demanda del creciente número de artistas que exploran el cuerpo como un soporte distinto a la pared o el lienzo. En su página de Internet los contempla como artistas, pero de la Fantasía, algo todavía muy asociado al mundo de la pasarela. Pero esta categorización no es su único obstáculo.

Muchos se ven obligados a cambiar de diseños por la falta de tonalidades, o algunos, muy pocos, como Ortiz, han decidido contactar a ingenieros químicos para comenzar a producir sus propias pinturas. La práctica es todavía joven y poco reconocida, el único concurso que la tenía en cuenta, dejó de realizarse por falta de candidatos o de innovación en las propuestas de los mismos de siempre. Existe el Campeonato Mundial de Maquillaje de Austria, que se celebra anualmente, pero por cuestiones logísticas el trabajo de los colombianos –enviado en  formato fotográfico –, sólo ha sido honrado con menciones de participación; se exige de la presencia del artista y sus modelos luciendo los diseños para poder ganar.

 2.jpg

En una casa al norte de Bogotá, decorada con cuadros de Fernando Maldonado, Jim Amaral, retratos de los Beatles, un Ken atado a un tronco como San Sebastián y un homenaje en madera y plástico a Freddy Mercury, vive Fernando Guinard, director del Museo de Arte Erótico Americano. Editor del libro El espíritu erótico –“Ahora incunable” según él –, es un referente importante sobre el tema porque su experiencia artística lo ha llevado a identificar la esencia de la sexualidad en la pintura.

 

img_3999.jpgReconoce tanto en el arte clásico como en sus nuevas expresiones, bandos de mediocres, disciplinados y genios. Además usa dos conceptos para dividir al público: hipoactivo, abierto a las manifestaciones de la sexualidad y anorgásmico, con tendencia a repudiarlas.  A partir de ahí, según él, se puede hablar del Porno o del Eros; en este sentido, todo dependería de la perspectiva de quien tiene contacto con una obra erótica.

Y en materia de escuelas, sentencia que el “lienzo vivo” es la piedra angular, a la vez que la mayor dificultad del body painting. Lo primero porque es un nuevo terreno en el que el talento debe ser puesto a prueba, la técnica transformada y en el que es preciso buscar una ruptura de esquemas que lo posicionen entre las manifestaciones de mayor prestigio. El otro lado, el oscuro y escabroso tiene que ver con la repetición. Piensa que debido a la mediocre investigación, por los retos pobres, corre el riesgo de convertirse en una especie de repetición: “Similar a la de contar un chiste por segunda vez. De todas formas, eso depende del que lo haga, si es malo, no es pintor”.

 

 linterna1.jpg

Años después de ese primer desnudo sufrido, conseguido a punta de citas y coqueteos, Ortiz se pone sus audífonos como quien ha ensayado mucho el gesto. Sus ojos recorren la piel blanca de la modelo, que jura que se muere del frío. Para ganar su confianza le oculta los pezones con pinceladas apresuradas, pero no fallidas. Ella parece estar mejor, aunque sigue helada. Como sobre la piel no se puede borrar, los trazos son decididos, nada de equivocarse.

Con Nightwish en los oídos, un Snickers en el estómago y una botella de Gatorade a la mano, el bodypainter más famoso de Colombia comienza lo que le quitará cuatro horas del día, la Gatúbela que de verdad le guste o tal vez una cuarta versión del Torero. 

 

FOTOGRAFÍAS CORTESÍA DE GIOVANNI ORTIZ, WWW.ANGELESURBANOS.COM

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Crónicas y reportajes

3 Respuestas a “Lienzo vivo

  1. Lo felicito, me gusto mucho la forma en que concreto e hilo nuestra conversacion. Dios lo bendiga.

  2. DianA

    je Me acuerdo que busca (ba) una gatubela, o eso dijo cuando el frio granizado le devolvia la vida a mi moribunda garganda …
    Carajo, el parque El Virrey, a la derecha o a la izquierda???? y la 15 ??? jajaja.

    Del carajo!!! mijitico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s